Trump cancela amparo de deportación para Liberia: 2,500 indocumentados deberán irse

Donald Trump y su gobierno sigue con su política de cancelación de medidas protectoras contra inmigrantes indocumentados. Ahora, el mandatario retiró la protección a unos 2,500 nacionales de Liberia y les dio un año para abandonar el país o regularizar su situación migratoria.

Fuentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) indicaron a Univision Noticias que, a diferencia del TPS, los liberianos amparados de la deportación no deben reinscribirse al programa, por lo que se desconoce el número total al que afectaría la nueva medida. Sin embargo, agregaron, unos 850 liberianos tienen un permiso de trabajo activo bajo este beneficio.

El expresidente demócrata Bill Clinton otorgó en 1991 un Estatus de Protección Temporal (TPS) a los liberianos debido a la brutal guerra civil que sufrió su país entre 1989 y 1997. Dicha protección se volvió a ofrecer en 1999, ante un rebrote del conflicto en dicho país del este de África, que cuenta con 4.5 millones de habitantes. Posteriormente, el 1 de octubre de 2007 el expresidente George W. Bush transformó el TPS en una protección Diferida de Salida Forzada (DED). Todas las administraciones la habían prorrogado de manera continuada hasta ahora.

Esta nueva cancelación promovida por Trump se suma a la eliminación de programas similares concedidos a El Salvador, Nicaragua y Haití, que amparaban de la deportación a unos 400,000 inmigrantes indocumentados.

“A través de consultas con los departamentos y agencias ejecutivas apropiadas y mis asesores, he sido informado que las condiciones en Liberia han mejorado. Liberia ya no está experimentando un conflicto armado y ha logrado avances significativos en el restablecimiento de la estabilidad y la gobernanza democrática”, subrayó Trump en el memorando por el que se anunció la medida.

No son de la misma opinión diferentes líderes liberianos, quienes dijeron que el país sufre aún un alto grado de desempleo y las consecuencias de la crisis del ébola que vivieron recientemente.

“Arrancarnos de Estados Unidos y enviarnos de vuelta a Liberia es como ser nuevamente refugiados”, dijo Caroline Grimes, una benefactora de la DED, al Star Tribune. “Es muy descorazonador”, añadió.

En su comunicación presidencial, Trump apuntó que los liberianos tienen ahora 12 meses para abandonar el país o bien buscar una vía para para su legalización. La administración considera que el plazo dado es “apropiado” para que Liberia consiga recibir e integrar a sus ciudadanos de vuelta.