Ratifican orden de extradición para expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli

Una jueza federal de Miami ratificó el martes la orden de extradición para el expresidente de Panamá Ricardo Martinelli para que enfrente cargos de espionaje político y malversación en su país.

La jueza federal de distrito Marcia Cooke falló en una audiencia que un juez federal anterior tenía razón sobre que la orden de extradición de Panamá es válida. Sin embargo, Cooke aplazó la decisión hasta el 6 de febrero para dar a los abogados de Martinelli tiempo de presentar un aviso de apelación.

Martinelli (65) fue el presidente de Panamá de 2009 a 2014. Está acusado de monitorear ilegalmente llamadas telefónicas y otras comunicaciones de al menos 150 personas con la ayuda de un extenso sistema de espionaje. El exmandatario también está acusado de malversación de 13 millones de dólares de fondos públicos vinculados con el sistema.

Ha estado en prisión desde su arresto en junio de 2017 en su casa ubicada en Miami bajo la orden de extradición de Panamá. Martinelli ha solicitado asilo en EE.UU. con el argumento de que los cargos son motivados por cuestiones políticas.

Sus abogados alegaron el martes que la orden de extradición de Panamá era insuficiente legalmente debido a que no incluía específicamente los cargos clave por los que se le buscaba y por una peculiar cláusula de retroactividad en el tratado de extradición de Panamá de 113 años de antigüedad con EE.UU.

David Howard, uno de los abogados de Martinelli, sostuvo que un fallo en un tribunal de apelaciones en otro caso estableció que una orden de extradición debe enlistar al menos un cargo por el que una persona puede ser extraditada. La orden de Panamá solo enlista desacato judicial porque Martinelli no asistió a una audiencia, cargo que no es un delito extraditable según el tratado.