¿Qué nos podría suceder en el 2018? Panorama político peruano

Por Rene Balladares

Cuando el congreso del Perú solicito la moción de vacancia por presunta incapacidad moral al presidente Pedro Pablo Kuczynski, con 97 votos a favor y 17 en contra, dándoles solo algunos días para presentarse y abogar su defensa; era inminente su destitucion pues la mayoría así lo afirmaba.

Luego de ofrecer un débil mensaje televisivo, en donde pedía disculpas al pueblo peruano por su falta de información de sus manejos e ingresos de sus empresas Wesfield y First Capital, con vínculos probados con Odebrecht; la prensa en mayoría y los analistas políticos confirmaban que su defensa sería inútil ante tan débil exposición, en donde él indicaba que todo el manejo lo efectuaba su socio Gerardo Sepulveda mientras él era Ministro del anterior presidente Alejandro Toledo, manejos que el desconocía plenamente.

Inmediatamente salieron las noticias que la bancada contraria quería efectuar un golpe de estado político en el congreso, pues ya habían denunciado a fiscales y al poder judicial. En una segunda exposición el presidente Kuczynski acompañado de sus dos vicepresidentes anunciaba que de producirse su vacancia, ninguno de sus vicepresidentes asumirán el cargo presidencial en respaldo a él, quedando así en manos del congreso, asumir el máximo cargo y autorizar nuevas elecciones en los próximos seis meses. Era toda una incertidumbre y un vacío inminente para el gobierno y estado peruano.

Su abogado Alberto Borea el día del pleno, efectuó una marcada defensa, indicando que no había delitos confesos, quizás veniales mentiras pero ello no alcanza a una destitución presidencial. En todo caso los órganos pertinentes seguirán con sus investigaciones y saldrán las pruebas efectivas para las condenas pertinentes a todo aquel que en realidad haya delinquido con corrupciones y favores a terceros. Con esta defensa muy bien afilada, algunos congresistas, quizás al avizorar las nuevas elecciones, optaron por abandonar el hemiciclo y dejar vacíos en el voto final. Otros cambiaron de posición mágicamente.

Pero ante tales incertidumbres, el caso más resaltante fue la oposición del partido Fuerza Popular, Kenji Fujimori se abstuvo en la votación y sedujo a varios de sus congresistas seguidores de él, dejando así a su partido sin votos claves. Se necesitaban 87 votos, al final sólo votaron 79 a favor de la vacancia, 19 en contra y 21 abstenciones.
El prestigioso periodista peruano Ricardo Burgos corresponsal de sudamericana para Televisa, en algunos de sus enunciados, indicaba que el Perú seguiría en la cresta de la ola ante el mundo con todo lo ocurrido, pues se rondaba un indulto al expresidente Alberto Fujimori.

También eso ocurrió, Kuczynski indultó a Fujimori, entonces varias hipótesis se tejen. ¿Cambió votos a su favor por el indulto con Kenji Fujimori? ¿Se negociaron además algunas abstenciones? Quizás se sepan estas interrogantes en breve, pero lo cierto es que sigue Perú en las noticias mundiales, pues se encuentra quebrado en opiniones a favor y en contra del indulto.

Definitivamente la población está enfrentada, a pesar que Alberto Fujimori en declaración pública agradece a Kuczynski por su liberación y promete un proceso de reconciliación nacional.

Algunos congresistas de la bancada de Kuczynski han renunciado, otros de la oposición izquierdistas están evaluando una segunda solicitud de vacancia por decretar este indulto, pues afirman que fue sentenciado entre otras denuncias, por Lesa Humanidad, cargo que le impide ser indultado según organismos mundiales de los derechos humanos. Para otros este cargo no fue causal de su sentencia a 25 años de encarcelamiento.

Muchos otros delitos se le atribuyen a Fujimori, como el robo colosal de oro de una ruinas en descubrimiento en Paititi-Cuzco, el robo sistemático de miles de millones de dólares al Perú, matanzas encubiertas por el Grupo Colina, etc. Lo real es que el pueblo no olvida de cómo enfrentó Fujimori al terrorismo y cómo él encontró al Perú económicamente, para luego darle la confianza y la economía que ningún otro presidente lo hizo.

La historia se encargará de juzgarlo. Por ahora el panorama es incierto, pues su hija Keiko Fujimori enfrenta denuncias de dinero recibido por Odebrecht para sus campañas políticas, al igual que Kuczynscki durante los muchos años de cargos públicos a través de sus empresas. Estos delitos ya tienen encarcelados al Ex-presidente Ollanta Humala y su esposa, y con orden de captura a Alejandro Toledo, lo mismo se espera de Alan García, quien tenía estrechos vínculos con Odebrecht.

Lo cierto es que una luz al final del túnel se avecina, la corrupción está siendo investigada y sentenciada, a ciencia cierta se conoce que hay muchos políticos, funcionarios públicos y empresarios que están sumergidos en tales actos de corrupciones. Carreras políticas de casi todos los congresistas y anteriores postulantes al poder presidencial llegaron a su final, pues el pueblo ya lo aclama en manifestaciones populares.

Otro panorama también se teje, ¿las fuerzas armadas podrían dar un golpe de estado ante todo lo ocurrido y por venir, los grandes intereses de trasnacionales, la infiltración Chilena solapadamente en los destinos económicos de grandes recursos peruanos, la mafia narcotraficante y la resurrección del terrorismo podrían adueñarse paulatinamente del estado, o sucumbir al odio, el enfrentamiento entre peruanos y debilitar a los encargados de asumir la justicia en el Perú?

No se sabe con exactitud, pero es de conocimiento popular, hay luz al final del túnel, el pueblo ya lo sabe, un despertar nacional se engendra, cada día los velos de los ojos se caen y la prensa vendida ya no tiene la fuerza del engaño. El proceso ha empezado, mucho cuidado. Dios nos proteja.