Ex presidente Fujimori dejó clínica tras el polémico indulto

El expresidente peruano Alberto Fujimori, recientemente indultado de sus condenas por abusos a los derechos humanos, salió el jueves de una clínica en Lima por primera vez en 12 años como un hombre libre.

Imágenes de televisión local mostraron a Fujimori, de 79 años, mientras salía sonriente de la clínica Centenario Peruano Japonesa, acompañado de su hijo menor, el legislador Kenji Fujimori.

El exmandatario, que llevaba una chaqueta y camisa azul, saludó a numerosos periodistas y seguidores que se habían congregado frente a la clínica donde había sido internado el 23 de diciembre por un cuadro de “hipotensión” y “arritmia” antes de ser indultado.

Los Fujimori subieron a una camioneta negra que los llevó hasta una residencia en el distrito exclusivo de La Molina. Ambos saludaron desde lejos a varios simpatizantes que los aclamaban mientras decenas de policías protegían su salida.

Posteriormente, la hija del expresidente y excandidata presidencial por el partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori, publicó una foto tomada momentos después de la salida de la clínica en la que se le ve a ella y su padre junto a sus hermanos Kenji, Sachi y Hiro.

“¡¡Muy contentos de darle la bienvenida a nuestro padre en esta nueva etapa de su vida!!”, escribió Keiko en su cuenta de Twitter.

Fujimori fue indultado por el mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski, en la víspera de Navidad en una controvertida decisión que generó celebraciones entre sus simpatizantes y reclamos de sus detractores.

Kuczynski indicó que indultó a Fujimori porque padece “una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable”, pero no se han conocido detalles de sus dolencias. El 23 de diciembre, un día antes de su excarcelación, Fujimori fue trasladado a la clínica limeña “Centenario” por un cuadro de “hipotensión y arritmia”.

Kuczynski también liberó al exmandatario de tener que someterse a un próximo juicio por el homicidio de seis peruanos perpetrado por el mismo grupo de militares, según las autoridades.

Fujimori gobernó Perú durante una década, y a fines del 2000 huyó a Japón acosado por escándalos de corrupción. El Parlamento lo retiró del cargo por “incapacidad moral”.